El prólogo del Manual de los Profesores de Baile Social (por Vicent Mengual)

Recientemente, la AEPBSD ha experimentado en dos cursos piloto los manuales para dos nuevas titulaciones que atienden al colectivo del baile social: MONITOR DE BAILE SOCIAL  y  PROFESOR DE BAILE SOCIAL. En este artículo publicamos el PROLOGO del MANUAL DE LOS PROFESORES DE BAILE SOCIAL a partir del cual el lector puede hacerse una idea de los objetivos, contenidos y propiedades del manual y del curso correspondiente.


PRÓLOGO

Los libros de los estudiantes muestran la globalidad del manual 

El PROFESOR DE BAILE SOCIAL es un todoterreno, y aunque pueda ser especialista en algunos de ellos, debe tener conocimientos prácticos y fundamentados en un gran abanico de bailes, lo cual significa que debe conocer una gran diversidad de técnicas. Consecuentemente, la titulación de PROFESOR DE BAILE SOCIAL supone la propuesta más integral que la AEPBSD ofrece dentro de su sistema formativo. Contiene bailes y técnicas de los tres programas ESTANDAR, LATINOS y CARIBEÑOS, además del TANGO ARGENTINO. Los estudios más avanzados son, a su vez, más especializados y cada programa se estudia por separado. 


En cualquier caso, el estudio de este manual y la titulación correspondiente supone una importante y sólida formación tanto para impartir cursos de baile social como para abordar posteriores estudios.


El manual y el curso correspondiente están dirigidos a personas que ya tienen conocimientos prácticos y soltura en la faceta social del baile y que necesiten aprender contenidos y recursos didácticos para poder aplicarlos a la enseñanza. Aunque no puede pretenderse que los candidatos sean expertos en todos los bailes del índice, sí que conviene que conozcan y tengan práctica en la mayoría de ellos. El objetivo del curso no es aprender a bailar (aunque si servirá para mejorar el baile de los estudiantes) sino aprender a enseñar, a detectar problemas y solucionar dificultades de los alumnos a los que los nuevos titulados atenderán en sus clases.

En muchos bailes, los candidatos pueden conocer más figuras que las que se estudian en este manual y, en un mundo interconectado como el actual, podrán aprender, fácilmente, nuevas combinaciones. En este sentido, parte de la selección de figuras del manual aparte de las básicas de cada baile hubiera podido ser diferente. Las figuras son importantes para los alumnos, pero no son lo más importante para el profesor. Para el profesor de baile, las figuras son la excusa para aprender a sistematizar la enseñanza del baile, a interpretar y entender nuevas figuras aprendidas por otras vías. Para el profesor de baile las figuras son contenidos que le permiten aplicar y valorar la importancia de ciertos aspectos técnicos y musicales necesarios para ayudar a las parejas a las que enseñará. 

En su vertiente social, los objetivos de los bailarines son diferentes a los de las parejas de competición: en primer lugar la adquisición de recursos en un repertorio extenso de bailes para poder desenvolverse en las salas de baile y en las fiestas, pero también son objetivos el ocio y el esparcimiento, y los beneficios derivados de la actividad física y de las relaciones sociales. De cualquier manera, a las parejas de baile social también les gusta sentir que progresan, es decir, sentir que con el tiempo pueden abordar figuras y acciones más exigentes, complejas o lucidoras. Inevitablemente las posibilidades de progreso dependen de que los profesores conozcan teórica y prácticamente ciertos conceptos técnicos y puedan usarlos en sus clases (nociones musicales, posiciones de baile, agarres, direcciones, trabajo del pie, tipos de pasos y de acciones, etc.). Todos esos conceptos en la cantidad necesaria para que el profesor pueda atender a sus alumnos de baile social, se incluyen en este manual, presentados de una forma original, didáctica y, en muchos casos, novedosa. 


Se han escogido 12 bailes, un amplio abanico de los que suenan en salas de baile. 3 son del programa estándar: el vals inglés, el vals vienésy el foxtrot. Se ha elegido el tango argentino, más común en las salas de baile que el tango internacional. Se incluyen los 5 bailes del programa de latinos: el bolero, el cha-cha-cha, el pasodoble, el rock y la samba. En todos ellos la gestación y redacción de los contenidos ha sido original. Se contemplan 3 bailes caribeños: la salsa, la bachata y el merengue, en los que se ha consultado los manuales de la AEPBSD de esta especialidad. El manual se completa con el apéndice “ELEMENTOS DE DIDÁCTICA” que proporciona ideas al futuro profesor en relación a la planificación de un curso, la introducción de los contenidos y la dinamización de las sesiones.

Es necesario agradecer la labor de revisión de no pocos compañeros de la AEPBSD, pero también es justo expresar un reconocimiento a los componentes de la primera promoción de PROFESORES DE BAILE SOCIAL. Sus comentarios y aportaciones han sido muy útiles para mejorar la redacción y el contenido.
Vicent Mengual (AEPBSD)

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*