DEVOTION TO THE MOTION SUGGESTS EMOTION (by Ruud Vermeij)

En agosto de 2015 tuve ocasión de disfrutar en Stuttgart con la ponencia del Dr Ruud Vermeij  “Coreografía y Presentación en los bailes latinos” que presentó en el seno del curso del sistema de juicio 2.1 organizado por la World Dance Sport Federation. Doctorado en estudios de DANZA Y MOVIMIENTO, y director del DUTCH DANCE LAB en Holanda, la influencia del profesor Vermeij es notable en el ámbito de los bailes latinos, especialmente a través de su magnífico libro “Thinking, Sensing and Doing in Latin American Dancing”. Vermeij es un fino y agudo pensador con una extraordinaria capacidad de sumergirse en las profundidades del ser humano e indagar en la relación entre mente y movimiento.

Su libro ha suministrado valiosas ideas al mundo del baile y continuará haciéndolo durante décadas. En 2013 el World Dance Council publicó una pequeña porción de “Thinking, sensing and doing…” como un artículo titulado “Devotion to the motion suggests emotion” una idea que manejó en su reciente ponencia de Stuttgart. 

Este es el artículo que he traducido para AEPBSD STUDIO con el permiso del profesor Vermeij. En este link, el artículo original.
                                                                                           Vicent Mengual


LA DEVOCION POR EL MOVIMIENTO SUSCITA EMOCIÓN (traducción Vicent Mengual)

Uno de los problemas en los bailes latinos de competición es cierta tendencia a enfatizar el elemento “narrativo” en el baile de las parejas. La parte “masculina” tiende a ser cada vez más macho, muy heterosexual. Esta imagen es creada por gestos evidentes en la coreografía, expresión facial exagerada, trajes exagerados, y por el acompañamiento de cierta música comercial estereotipada. La parte “de la mujer” es exagerada de la misma manera, mostrando una imagen poco sutil de cierto cliché de mujer sexy.

Muy a menudo a los bailarines se les enseña a ser más macho o masculino y más sexy o femenina, e incluso palabras como “high class prostitutes” han sido usadas para explicar la caracterización. Creo que esas palabras son un insulto a la bailarina como ser humano e incluso sugieren que siendo nosotros mismos, no somos lo suficiente hombre o mujer. Como un perro que puede caminar erguido sobre sus patas traseras, pero que no por ello pierde su condición de perro, un bailarín es un ser humano que nunca puede perder su “humanidad”.

Debido a que un bailarín o una bailarina son personas, nunca pueden ser enteramente abstractos. Una persona de sexo masculino es un hombre cuando baila, una persona de sexo femenino es una mujer cuando baila. Cuando bailan juntos podemos proclamar que no es necesario nada más para tener al hombre y la mujer. No tienen porque “actuar” como hombre y mujer.

La noción de abstracción puede ser particularmente útil para el coreógrafo, y para los propios bailarines pues tienen una responsabilidad conjunta en relación con la cuestión que nos ocupa. “Abstraer es extraer la esencia de un tema. En el arte, abstraer es separar ciertos aspectos fundamentales del material irrelevante que los rodea”.

Podemos extraer la esencia de un momento en una danza prestando atención a una o dos de las estructuras del movimiento. Ya somos hombre o mujer, podemos disminuir la “actuación” de nuestra “masculinidad” o “feminidad” y concentrarnos en la estructura fundamental que proporciona ese momento particular de “vida” al baile.

Para ello es esencial entender cómo la flexibilidad de los movimientos del torso, los patrones de zigzagueantes de desplazamiento por la pista y la alternancia rítmica impulso/impacto son la esencia de la Samba. Son los fundamentos del baile y necesitan ser creado por los bailarines. No existen fuera del cuerpo de los bailarines en movimiento. Sin embargo, cuando el bailarín introduce un cambio, pasando de realzar el torso a poner el énfasis en las caderas, consumiendo tiempo, profundamente involucrado en las transferencias de peso, deslizándose más allá y rodeando a su pareja, fusionando rítmicamente impacto/impulso para crear una continuidad de movimiento, ya no vemos la Samba pues estos movimientos en conjunto crean la Rumba. La devoción por el movimiento de forma más económica, con mayor claridad, con mayor precisión, más apasionadamente, y de forma más sutil crea la esencia del baile.
Ponencia del Dr Vermeij en Blackpool 2008  “Mente y Materia”

Así pues, la abstracción en los bailes latinos podría derivar del compromiso de ejecutar acciones de torsión y cambios de peso, de suspender el movimiento en el sitio, y de aplicar las cualidades en relación a la gravedad. Añadir extras irrelevantes refuerza los gestos y maneras estereotipados que nada tienen que ver con los bailes. El pintor Wassily Kandinsky defendía claramente la conveniencia de mantener lo innecesario fuera del arte: “Yo nunca podría emplear formas que provengan de procesos lógicos, solamente aquellas que se originan dentro de mí por un necesidad interior. La forma de un caballo se vuelve más mágico cuanto más me aparto de un caballo real”.


En los bailes latinos eso tiene que ver con el grado de abstracción del tema que nos ocupa: la relación hombre/mujer. Cuando se pone demasiado énfasis en contar una “historia”, no queda nada para la imaginación del espectador. Por el contrario, el exceso de abstracción podría crear una sensación de estar demasiado lejos de los bailarines, con el baile transmitiendo frialdad al poner el énfasis en el diseño, la forma, o el espacio. 

La relación hombre/mujer en los bailes latinos debe nutrir una ilusión, dejando algo a la imaginación de los espectadores. Debe contener una apariencia de realidad que podamos identificar, pero no tan claramente presentada que pudiésemos expresarla con palabras. Los coreógrafos que también son profesores de baile tienen mayor influencia en las performances de los bailarines y necesitan entender la abstracción como un aspecto del acto creativo.

Cuando la idea sea representar una capa, por ejemplo, uno primero tiene que aprender a descubrir las cualidades abstractas, las líneas, formas y ritmos de la fuente de motivación. En segundo lugar las cualidades abstractas necesitan ser sacadas de su contexto habitual. En el Paso-Doble la capa no está en la plaza donde tienen lugar las corridas de toros, y no es una capa “real”. Se simboliza a través de la bailarina, que sigue siendo femenina y que no está en la arena. Ella crea la ilusión de una capa. En tercer lugar el coreógrafo debe organizar las líneas, formas y ritmos de forma que se retenga el concepto original de una manera abstracta. Cuando no hay abstracción y la mujer trata de “representar” la capa tan fielmente como sea posible, en lugar de resultar una “ilusión”, el efecto puede convertirse en algo cómico. Aunque este ejemplo es obvio, podemos aplicar los mismos principios a representaciones más sutiles como el coqueteo hombre/mujer o la caracterización de cada baile.

El baile debería apadrinar la ilusión, y no tratar de representar literalmente una idea. La ilusión es creada por elementos abstractos que se manifiestan a través de las formas del ser humano en movimiento que, por lo tanto, encarna sentimientos que son simbólicos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*